lunes, 26 de octubre de 2009

Los profesores son clave para una economía próspera

Obama girls to schoolMalia and Sasha Obama started school today at the Sidwell Friends School in Washington. (January 5th, 2009)

Me encuentro con el titular de este artículo de Michelle Obama y no puedo resistir traducirlo.
Eso es lo que quiero –queremos todos los que nos dedicamos a esta profesión. Ojalá tuviéramos aquí gente que pensara a este nivel.
(I come across the title of Michelle Obama's article and I can't help translating it.That's what I want –all of us engaged in this profession. I wish we had people thinking at this height here.)

TEACHERS ARE KEY TO A SUCCESSFUL ECONOMY by Michelle Obama
US NEWS, October 15, 2009

This is a busy time of year in the Obama household. Like so many parents all across this country, I watch with a mixture of pride and anxiety as my daughters stuff their backpacks, kiss me goodbye, and move ahead in another school year without so much as a backwards glance.

(Este es un tiempo muy ocupado del año en la casa de Obama. Al igual que tantos padres en todo este país, observo con una mezcla de orgullo y ansiedad cómo mis hijas llenan sus mochilas, me dan un beso de despedida, y se meten en otro año escolar sin tan siquiera mirar hacia atrás.)

My girls are now making new friends, tackling challenging new subjects, and moving closer to becoming the strong, confident women I know they can be. But when I see them come home, bursting with excitement about something they have learned or someone they have met, I can't help but think that some of the most influential people in my daughters' lives won't be the ones they socialize with on the playground or read about in the pages of a book—they will be the people who stand up every day in front of their classrooms.

(Mis niñas ahora están haciendo nuevos amigos, enfrentándose a nuevos temas difíciles, y camino de convertirse en las mujeres fuertes y seguras de sí mismas que sé que pueden ser. Pero cuando las veo volver a casa, llenas de entusiasmo por algo que han aprendido o alguien que han conocido, no puedo dejar de pensar que algunas de las personas más influyentes en la vida de mis hijas no serán aquellas con las que se juntan en el recreo o aquellas sobre las que leen en las páginas de un libro – sino que serán las personas que están cada día ante ellas en sus aulas.)

We all remember the impact a special teacher had on us – a teacher who refused to let us fall through the cracks; who pushed us and believed in us when we doubted ourselves; who sparked in us a lifelong curiosity and passion for learning. Decades later, we remember the way they made us feel and the things they inspired us to do – how they challenged us and changed our lives. So it's not surprising that studies show that the single most important factor affecting students' achievement is the caliber of their teachers. And when we think about the qualities that make an outstanding teacher – boundless energy and endless patience; vision and a sense of purpose; the creativity to help us see the world in a different way; commitment to helping us discover and fulfill our potential – we realize: These are also the qualities of a great leader.

(Todos recordamos el impacto que algún profesor especial tuvo en nosotros – un profesor que se negó a dejarnos desanimarnos; que nos obligó y creyó en nosotros cuando dudábamos de nosotros mismos; que despertó en nosotros una curiosidad permanente y la pasión por aprender. Décadas más tarde, recordamos cómo nos hizo sentir y las cosas que nos inspiró a hacer, la forma en que nos desafió y cambió nuestras vidas. Así que no es sorprendente que estudios demuestran que el factor más importante que afecta al rendimiento de los estudiantes es el calibre de sus profesores. Y cuando pensamos en las cualidades que conforman a un destacado docente – energía sin límites y una paciencia infinita; visión y un rumbo en la vida; creatividad que nos ayude a ver el mundo de una manera diferente; el compromiso de ayudarnos a descubrir y cumplir nuestro potencial. Nos damos cuenta de que estas son también las cualidades de un gran líder.)

Today, more than ever before, we need precisely this kind of leadership in our classrooms. As the president has frequently said, in a 21st century global economy where jobs can be shipped to any place with an Internet connection and children here in America will be competing with children around the world for the same jobs, a good education is no longer just one road to opportunity—it is the only road. And good teachers aren't just critical for the success of our students. They are the key to the success of our economy.

(Hoy, más que nunca, necesitamos precisamente este tipo de liderazgo en nuestras aulas. Como el presidente ha dicho con frecuencia, en una economía global del siglo XXI donde los trabajos pueden ser enviados a cualquier lugar con conexión a Internet y los niños aquí en Estados Unidos competirán con los niños de todo el mundo por el mismo trabajo, una buena educación ya no es sólo un camino a la oportunidad: es el único camino. Y los buenos maestros no son sólo esenciales para el éxito de nuestros estudiantes. Ellos son la clave para el éxito de nuestra economía.)

But the reality is that with each passing year, we are losing more and more of our most experienced teachers. More than half of our nation's teachers and principals are baby boomers. And in the next four years, as many as one third of America's 3.2 million teachers could retire. The U.S. Department of Education projects that by 2014, just five short years from now, our nation's schools will hire as many as 1 million new teachers. And the challenge to our schools is not just an overall teacher shortage but a shortage of good teachers in the schools where they are most essential: high-need schools that face some of the most daunting obstacles but have students with so much potential. We also have a shortage of teachers in subjects like math and science that we know will be critical to our children's future.

(Pero la realidad es que con cada año que pasa, estamos perdiendo más y más de nuestros profesores más experimentados. Más de la mitad de los maestros de nuestra nación y los directores han nacido en la década de los años 60. Y en los próximos cuatro años, hasta un tercio de 3,2 millones de maestros de Estados Unidos podría retirarse. El Departamento de Educación de los EE.UU. prevé que en 2014, sólo cinco cortos años a partir de ahora, las escuelas de nuestra nación van a contratar hasta 1 millón de nuevos profesores. Y el reto a nuestras escuelas no es sólo una escasez de docentes en general, sino la escasez de buenos maestros en las escuelas donde son más esenciales: las escuelas de las áreas más deprimidas que se enfrentan a obstáculos abrumadores pero con estudiantes con tanto potencial... Tenemos también una escasez de profesores en materias como Matemáticas y Ciencias que sabemos que serán esenciales para el futuro de nuestros hijos.)

Today, we need a new generation of leaders to take their place in our nation's schools. We need passionate, talented, committed men and women to step up and devote themselves to preparing our students to succeed in this new century.

(Hoy en día, necesitamos una nueva generación de líderes para ocupar su sitio en las escuelas de nuestra nación. Necesitamos hombres y mujeres entregados, apasionados y con talento que se pongan en marcha y se dediquen a preparar a nuestros estudiantes para que tengan éxito en este nuevo siglo.)

We need universities to double down on their efforts to prepare teachers and to improve and expand effective alternative routes to certify teachers. We need to encourage more experienced professionals to consider teaching as the next chapter in their careers. And we need to treat teachers like the professionals they are by providing good salaries and high-quality professional development opportunities. We need parents to do their part as well to match that leadership in the classroom with leadership at home. We need to set limits and turn off the TV. We need to put away those video games and make sure that homework gets done. We need to reinforce the example that's being set and the lessons being taught at school and make sure that learning continues at home.

(Necesitamos que las universidades redoblen sus esfuerzos para preparar a los docentes y para mejorar y ampliar las rutas alternativas eficaces para titular maestros. Tenemos que animar a los profesionales con más experiencia a considerar la enseñanza como el próximo capítulo en sus carreras. Y tenemos que tratar a los maestros como los profesionales que son proporcionándoles buenos salarios y oportunidades de desarrollo profesional de alta calidad. Necesitamos padres para hacer su parte también para que coincida el liderazgo en el aula con el liderazgo en el hogar. Tenemos que establecer límites y apagar el televisor. Tenemos que guardar los juegos de vídeo y asegurarnos de que los deberes se hacen. Tenemos que reforzar el ejemplo que está siendo enseñado y las lecciones que se imparten en la escuela y asegurarnos de que el aprendizaje continúa en casa.)

And we need government to support significant efforts to recruit and retain teachers and to reward high-performing teachers. Along those lines, President Obama is already investing more than $3 billion to turn around struggling schools. And he has proposed a nationwide Teacher Recruitment Program to attract more people to the profession, especially in high-need schools. I look forward to being involved with this program and encouraging people across America to put their leadership skills to work in our nation's schools.

(Y necesitamos al gobierno para apoyar importantes esfuerzos para reclutar y retener a los profesores y premiar a los profesores de alto rendimiento. En ese sentido, el presidente Obama ya está invirtiendo más de $ 3 mil millones para ayudar a las escuelas con dificultades. Y ha propuesto un programa nacional de reclutamiento de maestros para atraer a más personas a la profesión, especialmente a las escuelas de las zonas más necesitadas. Estoy deseando comprometerme con este programa y animar a las personas de toda América a que pongan sus habilidades de liderazgo a trabajar en las escuelas de nuestra nación.)

Much work lies ahead, and it won't be easy. But I am confident that with a new generation of outstanding leaders in our classrooms, we can make a lasting difference in the lives of our young people and a lasting impact on the life of this nation.

(Queda mucho por hacer, y no será fácil. Pero estoy segura de que con una nueva generación de líderes destacados en nuestras aulas, podemos marcar una diferencia duradera en las vidas de nuestros jóvenes y causar un impacto perdurable en la vida de esta nación.)

Más bonito que esta realidad tan bien retratada por MariClaudia, ¿verdad?

MaricClaudia cartoon

 
Arriba