sábado, 28 de marzo de 2009

Spanglish, cóctel lingüístico

lavanderíaSe necesita conductor / se necesita repartidorUsted me roba, yo le mata

Como siempre me pasa, pienso poner unas cuantas cosillas sobre un tema y me entusiasmo y acabo haciendo una entrada larguísima (pero espero que os resulte tan interesante como a mí).

¿En qué consiste exactamente el spanglish?
Los lingüistas indican que se trata de code-switching o de un código cambiante, es decir, una alternancia de español e inglés al hablar, con pocas reglas y muchas variaciones de tipo léxico, e incluso morfológico, sintáctico y discursivo.
Su función es claramente comunicadora, pero sólo puede darse cuando existe una carencia de vocabulario en alguna de las dos partes que forman un diálogo. Cuando existe alguna duda o algo que obstaculice la comprensión, se echa mano de la versión inglesa, idioma que ambos interlocutores comprenden, y la comunicación, por fin, se completa.

"One must be careful about las variantes de spanglish que hay. There is lo que I call Spanglish and Espanglish (otherwise known as border lingo). El spanglish es un phenomenon que se da en los USA; el espanglish in the 3000 kilómetros long border, el norte, las fronteras de México."

Es, por lo tanto, el lenguaje de una subcultura que florece en las grandes urbes de Estados Unidos pero sobre todo entre los jóvenes que lo utilizan como jerga (Lenguaje especial utilizado originalmente con propósitos crípticos por determinados grupos, que a veces se extiende al uso general -Diccionario de la Real Academia Española).

También hay que tener en cuenta que el spanglish de Nueva York poco tiene que ver con el de Los Ángeles. Así que, en realidad, no se puede hablar de una lengua sino de un conjunto de dialectos tan variados como sus comunidades de hablantes.

Aunque la práctica del spanglish se remonta a mediados del siglo XIX, cuando México tras perder la guerra cedió a Estados Unidos más de la mitad de su territorio y ciudades como Los Ángeles, San Diego y San Francisco pasaron al control de Washington. Estos habitantes de origen mejicano fueron forzados a aprender inglés, pero mantuvieron el castellano y comenzaron a usar el spanglish como símbolo de resistencia ante el gobierno norteamericano.

Fue el humorista puertorriqueño Salvador Tió en su columna titulada “Teoría del Spanglish” publicada originalmente en el periódico El Diario de Puerto Rico el 28 de Octubre de 1948 quien acuñó el término por primera vez.

Hoy día más de 40 millones de hispanos (10% de la población de habla hispana a nivel mundial) usan en mayor o menor grado el spanglish.

Y hasta el ejército norteamericano utiliza el spanglish en sus programas de reclutamiento de jóvenes hispanos bajo el lema “Yo soy el Army”.

Yo soy el Army


English
Spanglish
Español
agreeagriar (agrío, agrías...) estar de acuerdo
argue (I argue, you argue...) arguar(argúo, arguas...)discutir (discuto, discutes...)
appointment apointmentcita
believebilivar (bilivo, bilivas...)creer
the brakes las brekaslos frenos
catchcachar (cacho, cachas...)atrapar, pillar
day offdeiofdía libre
disappointdisapuntardecepcionar
dishesdichesplatos
downtowndauntauncentro de la ciudad
enjoyenjoyardisfrutar
free (by the face)baidefeisgratis (por la cara)
gas stationgaseteríagasolinera
glassglassovaso
go shoppingchopearir de compras
hamburguerjambergahamburguesa
highway jaigüeyautopista
I call you back Te llamo para atrásTe vuelvo a llamar
I go back voy para atrásregreso
I'm going to the movies Voy a las vistasVoy al cine
insuranceaseguranzaseguro
landromatwashateríalavandería
loadlodearcargar
lock the doorloquear la puertacerrar la puerta con llave
lunchlonchecomida
marketmarquetamercado
meanminear (mineo, mineas...)querer decir
microwaves microgüeimicroondas
mopmapearfregar el suelo
mowing the yardcortar la yardacortar el césped
no waynogüeyde ninguna manera
one more time (again)uanmortaim (eguén)otra vez (de nuevo)
painting paintiandopintando
park a carparquear el carroestacionar un coche
partyparifiesta
pipe paipatubo
play it cool jugársela fríotomárselo con calma
quarter (25cents)cuora25 centavos
see (I see, you see...)siir (sío, sias...)ver (veo, ves...)
See you! ¡Te veo!¡Hasta luego!
shovel chobelapala
sweatersuerasudadera
take a chanceagarrar chansacorrer un riesgo
the roof of the building el ruf del bíldinel tejado del edificio
toughtofduro
trucktrocacamión
teenagertinajero, tinajeraadolescente
vacuum the carpet vacunar la carpetapasar la aspiradora
watch TV wachar la TVver la TV
watchmanguachimánvigilante

Ilán Stavans un estudioso de la Universidad de Amherst College, Massachusetts, hizo en 2002 esta traducción al spanglish del primer capítulo de Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. De hecho está trabajando en la traducción de la novela completa.

Español

Spanglish

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas con sus pantuflos de lo mismo, los días de entre semana se honraba con su vellori de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años, era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro; gran madrugador y amigo de la caza.
In un placete de La Mancha of which nombre no quiero remembrearme, vivía, not so long ago, uno de esos gentlemen who always tienen una lanza in the rack, una buckler antigua, a skinny caballo y un grayhound para el chase. A cazuela with más beef than mutón, carne choppeada para la dinner, un omelet pa’ los Sábados, lentil pa’ los Viernes, y algún pigeon como delicacy especial pa’ los Domingos, consumían tres cuarers de su income. El resto lo employaba en una coat de broadcloth y en soketes de velvetín pa’ los holidays, with sus slippers pa’ combinar, while los otros días de la semana él cut a figura de los más finos cloths. Livin with él eran una housekeeper en sus forties, una sobrina not yet twenty y un ladino del field y la marketa que le saddleaba el caballo al gentleman y wieldeaba un hookete pa’ podear. El gentleman andaba por allí por los fifty. Era de complexión robusta pero un poco fresco en los bones y una cara leaneada y gaunteada. La gente sabía that él era un early riser y que gustaba mucho huntear.

De todos modos no nos extrañemos ya que, como dicen en esta carta que llegó a un programa de radio, en España también tenemos nuestro "spanglish":

Desde que las insignias se llaman pins, las comidas frías lunchs, y los repartos de cine castings, este país no es el mismo: ahora es mucho, muchísimo más moderno.

Antaño los niños leían tebeos en vez de comics, los estudiantes pegaban posters creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, y los obreros, tan ordinarios ellos, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del tupper-ware. Yo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero, tonta de mí, creía que hacía gimnasia.

Nadie es realmente moderno si no dice cada día cien palabras en inglés. Las cosas, en otro idioma, nos suenan mucho mejor. Evidentemente, no es lo mismo decir bacon que panceta, aunque tengan la misma grasa, ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que handicap...Desde ese punto de vista, los españoles somos modernísimos.

Sacamos tickets, compramos compacs, comemos sandwiches, vamos al pub, practicamos el rappel y el rafting, en lugar de acampar hacemos camping y, cuando vienen los fríos, nos limpiamos los mocos con kleenex.

Esos cambios de lenguaje han influido en nuestras costumbres y han mejorado mucho nuestro aspecto. Las mujeres no usan medias, sino pantys y los hombres no utilizan calzoncillos, sino slips, y después de afeitarse se echan after shave, que deja la cara mucho más fresca que el tónico.

El español moderno ya no corre, porque correr es de cobardes, pero hace jogging; no estudia, pero hace masters y nunca consigue aparcar pero siempre encuentra un parking.

El mercado ahora es el marketing; el autoservicio, el self-service; el escalafón, el ranking y el representante, el manager. Los importantes son vips,los puestos de venta stands, los ejecutivos yuppies; las niñeras baby-sitters, y hasta nannies, cuando el hablante moderno es, además, un pijo irredento.

En la oficina, el jefe está siempre en meetings o brain storms, casi siempre con la public-relations, mientras la assistant envía mailings y organiza trainings; luego se irá al gimnasio a hacer gim-jazz, y se encontrará con todas las de la jet, que vienen de hacerse liftings, y con alguna top-model amante del yoghurt light y el body-fitness.

El arcaico aperitivo ha dado paso a los cocktails, donde se hartan a bitter y a roast-beef que, aunque parezca lo mismo, engorda mucho menos que la carne.

Los programas de radio son magazines y en la tele, cuando el presentador dice varias veces la palabra O.K. y baila como un trompo por el escenario la cosa se llama show, bien distinto, como saben ustedes, del anticuado espectáculo; si el show es heavy es que contiene carnaza y si es reality parece el difunto diario El Caso, pero en moderno.

Entre medias, por supuesto, ya no ponen anuncios, sino spots que, aparte de ser mejores, te permiten hacer zapping. Estas cosas enriquecen mucho.

Para ser ricos del todo, y olvidarnos del complejo tercermundista que tuvimos en otros tiempos, sólo nos queda recordar algunas de las palabras que el español ha exportado al mundo: como siesta, tapa, patio, dólar, chocolate, y así hasta unas 1650 (Según el Oxford Dictionary).

Bueno, dado que la evolución del lenguaje humano tiene su origen en la cultura, la solución es sencilla: aprendamos bien los idiomas y no necesitaremos este galimatías (gibberrish).
Spanglish in FreeHand

 
Arriba