lunes, 31 de agosto de 2009

Proyecto Felicidad

Vuelta dolorosaYa que según todo el mundo entramos en esa semana de adaptación caracterizada por el síndrome de estrés post-vacacional (un dato curioso: si buscas el tema en Google en español te salen unos 15.000 resultados; si lo tecleas en ingléspost holidays stress – te salen ¡23.700.000 resultados! ¿Acaso están más agobiados los anglosajones con el tema que nosotros?)

El caso es que pensando en cómo darle la vuelta al tema he encontrado un trabajo llevado a cabo por el Profesor Richard Wiseman de la Universidad de Hertfordshire, Inglaterra, del día 3 al 7 de este mes que acaba, llamado The Science of Happiness (la ciencia de la felicidad).

El experimento ha consistido en que las personas que se apuntaran debían realizar un ejercicio con el objetivo de estimular su felicidad.

Puesto que se cree que las emociones son contagiosas – no sólo la gripe – se espera que si funciona, su felicidad se propague a su alrededor.

Se presentaron 26.000 personas y, aunque todavía no hay un informe definitivo publicado, hay unos primeros resultados.

Los participantes fueron distribuidos al azar en cinco grupos. La gente de cada grupo veía un vídeo que describía una de las cuatro técnicas comúnmente utilizadas para estimular la felicidad: recordar un momento feliz acaecido durante el día, expresar gratitud, sonreír, y llevar a cabo alguna acción amable.

El quinto grupo, el grupo de "control", simplemente tenía que pensar en lo ocurrido el día anterior. Este último grupo era muy importante porque ayudaba a valorar el grado en que cualquier cambio en la felicidad del que se informara se pudiera deber a un efecto placebo.

Se les pidió a los participantes que llevaran a cabo la técnica que le correspondiera todos los días de la semana e informara de cualquier cambio en su felicidad al final del experimento.

Los primeros resultados son que todas las técnicas, incluido el grupo de control , tuvieron como efecto un aumento de felicidad.

Sin embargo
, los participantes a los que se les había pedido que pensaran en algo positivo que hubiera ocurrido durante el día ha sido el que informó de un mayor aumento de su felicidad. Comparado con los del grupo de control, esa técnica aumentaba la felicidad en un 15%.

Así que, si queréis, podéis probar...

 
Arriba